top of page

BLOG

Educación e ideas

  • Foto del escritorRebeca Lozano

Desorden de integración sensorial. Signos y síntomas.

Actualizado: 20 mar 2021

El niño que presenta un desorden de integración sensorial (Ver aquí: Qué es integración sensorial) es más propenso a tener problemas con la planeación motora y menos problemas de razonamiento o inteligencia. Esto es porque todos los niños requieren un grupo de neuronas bien organizadas en el cerebro y el número de conexiones de estas neuronas; un pequeño con una disfunción en su integración sensorial tiene la misma cantidad de neuronas que cualquier otro niño, el problema es causado por las interconexiones entre estas, las cuales están funcionando de una forma irregular.



Una disfunción de la integración no se da por la falta de un sentido (ceguera, sordera) la mayoría de los niños con disfunción en la integración sensorial tienen un sentido de la vista y del oido normal, pero estas sensaciones que reciben a través de estos sentidos no tienen un significado claro para ellos. Si no se tiene un significado claro, un niño llega a estar malinterpretando la información sensorial que le llega, y su habilidad para aprender e interactuar puede llegar a estar comprometida.



Muchos padres pueden no darse cuenta que los problemas de aprendizaje y conducta de su hijo son resultado de un desorden neuronal que el niño no puede controlar, y piensan que hace las cosas a propósito.Creer que esta disfunción es solo una etapa del niño puede llegar a evitar que reciba ayuda profesional en la mejor edad para hacerlo.


Según la autora A. Jean Ayres los siguientes signos y síntomas son los más comunes en el desorden de integración sensorial. (Integración sensorial y el niño)

Se debe mencionar que no todos los síntomas son iguales en todos los niños, cada uno tiene su propio conjunto diferente de síntomas, es por esto que es difícil diagnosticar este tipo de problema.



Los siguientes signos pueden llegar a ser algunos indicadores para identificar un problema en la integración sensorial.

-Hiperactividad o distracción. Se mueve casi todo el tiempo, corre en lugar de caminar; mantenerse sentado y concentrado parece imposible. En la escuela el pequeño no logra "callar" los ruidos, las luces o la confusión de muchas personas haciendo diferentes cosas, no es capaz de mostrar su potencial.


-Problemas de conducta. Suelen ser mas retadores con sus padres y con otros niños y pueden no verse felices como cualquier otro niño; parecen exigentes e incapaces de disfrutar estar en familia o jugando con otros niños. Puede llegar a ser muy sensible y sus sentimientos son a menudo heridos. Suelen llegar a mostrar conflicto cuando se enfrenta a situaciones que no le son familiares o situaciones muy estresantes.


-Retraso en el habla y lenguaje. Ya que le habla y lenguaje dependen de muchos procesos de integración sensorial, pueden llegar a desarrollarse lentamente cuando hay una irregularidad en el proceso de integración sensorial. Este indicador es uno de los que los padres usualmente notan primero que cualquier otro síntoma.



-Tono muscular y coordinación. El sistema propioseptivo y vestivular proporcionan el tono muscular que mantiene el cuerpo vertical y energético. Cuando existe un problema de integración sensorial el niño usualmente presenta un tono bajo lo que lo hace parecer débil. Se cansará muy fácilmente y le costará mayor esfuerzo mantenerse de pie buscando estar siempre apoyado en algo. Presentará una mala coordinación y puede llegar a perder el equilibrio y tropezar fácilmente. Son niños que pueden llegar a caer de la silla mientras están sentados. Los niños que no pueden apilar bloques, manipular juguetes o armar rompecabezas probablemente presenten una disfunción de integración sensorial.



-Problemas de aprendizaje. Un problema de integración sensorial va a interferir directamente en el proceso de aprendizaje del cerebro o llegar a causar un problema de conducta que interfiera con los deberes de la escuela. Leer y escribir pueden llegar a ser un gran problema, ya que le niño debe recordar que la m puede ir hacia arriba o abajo o la p ir hacia la derecha o izquierda. Al estar desorganizada la información del cerebro el niño no logra encontrar esa memoria muscular que requiere para realizar estas tareas. Estos pequeños también presentan problemas con el espacio, chocan constantemente con las cosas a su alrededor ya que no logran calcular en donde se encuentra cada cosa o su propio cuerpo en el espacio; si no pueden ubicar su propio cuerpo les será aun mas complicado ubicarse en el renglón o tener letra bonita para escribir en una hoja.



Un niño puede tener únicamente trastornos del procesamiento sensorial. Sin embargo, como se puede observar varios de estos síntomas pueden llegar a confundirse con otro tipo de problemas, trastornos o estar en comorbilidad (la presencia de uno o más trastornos), como hiperactividad con déficit de atención, trastornos del desarrollo, del aprendizaje y trastornos del espectro del autismo. De la misma forma es preferible que un médico general o un pediatra evalúe al niño para descartar cualquier otro problema médico.


Si tienes algún otro material o información sobre el desorden de integración sensorial en los peques compártela con nosotros en nuestras redes sociales instagram, facebook, pinterest.

Puedes también dejar tu comentario aquí abajo 👇 y compartir este post con quien tu quieras!



Si te gusta el contenido recuerda darle like y comenta en la parte de abajo !! No olvides compartirlo 👍

Bibliografía.

Sensory Integration and the Child: Understanding Hidden Sensory Challenges

A. Jean Ayres, Jeff Robbins (2005)



Recuerda suscribirte aquí para dejar tu comentario y recibir más de estos materiales.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page